Fuente de Sanación

La Fuente de Sanación es una invocación especial que se hace a la Santísima Trinidad (Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo) y a la Santísima Virgen María.

Como su nombre lo indica, esta invocación tiene como esencia la acción sanadora de Dios en todos los aspectos de nuestras vidas: materiales, mentales, espirituales, sociales, entre otros.

¿Qué es la Fuente de Sanación?

Cuando decimos Fuente de Sanación estamos invocando al mismo tiempo a:

  • Dios Padre: Creador, dueño y señor de todo lo que existe. Con su amor tierno otorga o quita cosas de nuestras vidas, para santificarnos.
     

  • Dios Hijo: Jesucristo, nuestro salvador, verdadero Dios y verdadero hombre. Él es el camino, la verdad y la vida. Por su palabra conocemos a Dios Padre y lo que espera de nosotros.
     

  • Dios Espíritu Santo: Amor infinito de Dios Padre y Dios Hijo. Nos santifica y llena de dones para alcanzar la salvación.
     

  • Santísima Vírgen María: Nuestra madre del cielo. Mediadora de todas las gracias entre la Santísima Trinidad y nosotros sus hijos. Con su tierno amor nos protege y anima en el camino hacia la vida eterna.

¿Cuándo invocar a la Fuente de Sanación?

La esencia de esta invocación es a la acción sanadora de Dios, es por esto que debemos invocar a la Fuente de Sanación para pedir por:

  • Personas enfermas o heridas de cuerpo, mente y/o espíritu.

  • Matrimonios, personas y/o familias en situaciones desesperadas y/o difíciles.

  • El medio ambiente natural, social y espiritual.

En la sección de Oraciones de este sitio de Internet, encontrará oraciones que le ayudarán a conocer más acerca de cómo invocar la acción sanadora de la Fuente de Sanación en diferentes situaciones.


Esencia de Dios Padre

Sabemos que la creación canta la grandeza de su Creador (Salmo 18, 2-7) y sabemos que todos los seres humanos venimos a la vida por el aliento que Nuestro mismo Padre Dios ha Infundido en Nosotros (Genesis 2,7).

En toda obra de sus manos, Dios Padre ha dejado su Esencia Divina, su huella única y especial, la cual está presente en las estrellas del universo, en las plantas, en los mares, en los animales, en todos nosotros sus hijos (cuerpos, mentes y espíritus), en los ángeles del cielo e incluso presente en los Sagrados Cuerpos, Corazones y Almas de Jesús y de María.

San Francisco de Asís discernía esta esencia, esta conexión entre la creación y su Creador al grado de llamar "hermano" o "hermana" al sol, la luna, el viento, el agua, la tierra, incluso a la muerte.

Esta Esencia de Dios Padre, es lo que une a todo lo que existe con nuestro Padre Dios. Es la "marca registrada" o "número de serie" que nos da Nuestro Creador, el cual nos reclama como suyos, y nos demuestra que en lo más básico, en los cimientos u orígenes de nuestra existencia solamente existe bondad y amor, ya que Dios Padre creó todas las cosas como buenas (sin maldad alguna) desde el inicio (Genesis 1, 31).

 

¿Cómo invocar la Esencia de Dios Padre?

Invoquemos a la Esencia de Dios Padre para:

  • Mover los cimientos de bondad y amor de los corazones y almas cubiertos de piedra que generan dolor y sufrimiento, para que alcancen la conversión.

  • Mover los cimientos de bondad y amor de los corazones y almas cubiertos de piedra que son indiferentes al sufrimiento de nuestros hermanos desamparados, enfermos, tristes o atribulados.

  • Protegernos de las fuerzas de la naturaleza, desastres naturales (terremotos, tsunamis, incendios, huracanes, tornados) pidiéndoles que por la Esencia de Dios Padre no nos hagan daño ni a nosotros ni a nuestros seres queridos.

  • Protegernos de las fuerzas malignas del demonio y sus espíritus infernales, recordándoles que estamos cubiertos por la Esencia de Dios Padre (que tanto odian) y que somos de Él para siempre. Aún con nuestra suciedad o mugre (pecados) seguimos con la marca indeleble de Dios Padre en todo nuestro ser para siempre.

  • Protegernos de toda situación adversa invocando a todos los Santos, Ángeles y a todas las fuerzas bondadosas en el Universo y solicitando su ayuda material, mental y espiritual, recordandoles que nosotros también somos creaturas del Padre, envueltas en su Esencia Divina.

Que la Fuente de Sanación: Padre, Hijo, Espíritu Santo y María le colmen de bendiciones en este día

Copyright 1997 - 2017 | Fuente de Sanación | Grupo de Oración y Evangelización | Cd. Obregón | Sonora | México | e-mail: info@fuentedesanacion.com